malas marcas

Ponerle el nombre a una marca o producto no es tarea fácil, por más que algunos piensen que sí y en un acto de “brillantez creativa” cambian la letra C por la K, o terminan las palabras en ‘S, o usan palabras en inglés porque suena más “finoli”, o eligen un nombre que no tiene nada que ver con el producto, o generan situaciones humorísticas (en el mejor de los casos) impensadas, etc. En el blog Marcas Pedorras, con mucho humor, hacen una excelente recopilación de marcas que justamente son como dicho blog se titula, además de que son muy buenos ejemplos… de lo que no se debe hacer.

malas marcas