Entre cuernos y cables todavía resisten estas letritas…